Estructura y circuito de la unidad de prehabilitación.

En nuestra Unidad de Prehabilitación del HCU Lozano Blesa de Zaragoza creamos un circuito en el que los pacientes son recibidos en la consulta de enfermería.

En esta consulta se registran las constantes hemodinámicas basales, se registra un electrocardiograma y se información detallada del progrma de prehabilitación. Ante de realizar la pruebas de valoración de la capacidad aeróbica y anaeróbica, el paciente responde una pequeña encuesta en la que se busca cualquier conintraindicación para realizar ejercicio. Tras la encuesta y si no existe contraindicación se realiza en primer lugar el test de los seis minutos que valora la capacida submáxima del paciente. La estandarización de circuito es mandatoria ya que a partir de los resultados obtenidos el anestesiologo pautará el programa individual de ejercicios. Durante la realización de la prueba se monitorizará la frecuencia cardiaca, saturación de oxígeno y distancia caminada cada minuto. Al finalizarla se registra la frecuencia cardiaca al preimer y segundo minuto, así como el tiempo en el que se reduce un 20% la frecuencia con la que ha finalizado el test. Se valora la percepción subjetiva de esfuerzo mediante la escala de Borh, asi como la sensación de disnea y fatiga de extremidades inferiores.

Tras la prueba se realizarán las pruebas de fuerza con el test de la silla que valorá el tren inferior y el test de peso que valorá la fuerza del tren superior.

Una vez realizada la consulta de enfermería el paciente pasa a la consulta de anestesia.

En ella se realiza el preoperatorio anestésico tradicional y se realiza la valoración del estado nutrional mediante el test de MUS, herramienta de screening en la población general, también se realiza la valoración de los niveles de albumina, colesterol y recuento de linfocitos. Una vez establecida la presencia de desnutición y su grado, la Unidad asume los grados leves y moderados, derivando al endocrino los grados severos de desnutrición.